Fortran + Windows = pesadilla^2

Hace bastante que no escribo en este blog y no es porque tengo otro, sino, principalmente, porque estoy con muchísimo trabajo.

Hace casi un mes dejé [1] de trabajar en Machinalis, una de las empresas más pythónicamente grosas del mundo mundial [2], en la que inevitablemente aprendí muchísimo (y eso que me esforcé ;-)), hice amigos y laburé en proyectos de una escala y complejidad a la que nunca podría haber aspirado como un "freelance che pibe programador".

Ahora laburo fulltime (o sea: el triple) en Phasety, el proyecto que estamos creando junto a Martín Cismondi, director de mi proyecto integrador de grado hace algunos años ("ingeniero en computación", dice el pelpa) y hoy socio. Cismondi es doctor en ingeniería química y uno de los especialistas más reputados a nivel mundial en el área "equilibro de fases", que es, básicamente, modelar el comportamiento termodinámico de un fluido mediante algoritmos numéricos.

Leer más…

Apuntes pa'mejorar el chamuio (escrito)

Finde largo y el emprendorismo autóctono meta que meta, dale que dale, laburando en sus proyectos.

A veces programando, otras barriendo la oficina o atornillando estanterías y otras veces, quizás las más, corrigiendo documentos (plan, cof, de negocios, cof, cof) que tienen que quedar facherazos. No sólo por lo que dicen sino por cómo lo dicen.

Es que así como el "chamuyo de ascensor" es algo que se aprende y se entrena, no menor debería ser la importancia de la redacción de nuestros proyectos escritos. Que son, despues de todo, el gran sostén de esta etapa de nuestros emprendimientos.

Leer más…