Apuntes pa'mejorar el chamuio (escrito)

Finde largo y el emprendorismo autóctono meta que meta, dale que dale, laburando en sus proyectos.

A veces programando, otras barriendo la oficina o atornillando estanterías y otras veces, quizás las más, corrigiendo documentos (plan, cof, de negocios, cof, cof) que tienen que quedar facherazos. No sólo por lo que dicen sino por cómo lo dicen.

Es que así como el "chamuyo de ascensor" es algo que se aprende y se entrena, no menor debería ser la importancia de la redacción de nuestros proyectos escritos. Que son, despues de todo, el gran sostén de esta etapa de nuestros emprendimientos.

Pero suele pasar: somos muy buenos (ponele) programando y barriendo, te sabemos calcular una derivada parcial y hasta somos capaces de ser simpáticos y entradores en el ascensor... pero damos ocote escribiendo.

¡No os preocupeis! Hete aquí unos apuntes fácilmente masticables que harán las delicias de tod@ emprendedor/a que le pifia al acento y escribe oraciones de 50 palabras porque cree que así se florea ("— Gaitán? — ¡Presente señorita!").

La susodicha que me los facilitó, compañera de andanzas y almohada de este esquenún, es profesora de traducción periodística en la Universidad Nacional de Córdoba.

Disfruten aprender a poner las comas.


El código de este artículo está disponible en github. ¿Encontraste un error? Por favor, enviame un pull request.

Comentarios

Comments powered by Disqus